Rayando…

El calor me daba un poco de sueño y, a medida que el paisaje se hacía más árido me restregué los ojos para aguantar el tipo y no contagiarle el cansancio a mi chico. Encendí la radio intentando sintonizar algo interesante, yendo de una emisora en otra, evitando los últimos éxitos que resonaban en cada…

Llanto a oscuras.

“Estás bien?”, pregunté ahora que habíamos apagado la luz. “Si…”, fue todo lo que respondió en voz baja. La poca luz que entraba por la ventana me dejaba ver su contorno, su cuerpo boca arriba cubierto por la sábana, su pelo sorteando hacia los lados su cara y su barbilla temblorosa, emocionada. Busqué su mano…

Drama.

Hay gente que adora el drama en sus vidas, que forma parte de ellas, lo buscan y, si no lo encuentran, lo crean. Pero no es mi caso, mi chico y mis amigas lo saben y siempre intento mantenerme al margen de los detalles jugosos que tanto gustan, de los cotilleos innecesarios. Por eso, la…

Sin nombre.

Mis dedos marcaron el numero de mi chico lo más rápido que pudieron mientras mi pecho, acelerado, intentaba tranquilizar a mi mente, a mil por hora y se entretenían con mis rizos intentando disimular mi nerviosismo a la espera de que mi chico respondiera.  Ahora podía ponerle rostro a la chica del rellano y su…

Por fin yoga.

Contorneándome gimnasio adentro enfundada en mis pantalones nuevos de yoga me sentí feliz tras el chasco de la semana anterior, recluida en casa ante la huida de mi por aquel entonces único pantalón de yoga, todavía en busca y captura. Necesito el yoga. Me relaja, me deja nueva, saca lo mejor de mí y me…