Frío.

‘Uff…, qué sufrimiento…, no creo que pueda, no siento los dedos…, madre mía…, con el calor que hace y que todavía esté así de fría…’ “Venga Valeria…”, dijo Marta chapoteando, rodeada de las demás que, como si formaran parte de un equipo de natación sincronizada, daban ágiles vueltas dejándose acariciar por el mar. “Es sólo…