Cremoso.

Boquita de piñón con los labios bien juntos, la coloqué en medio para empezar a chupar con fuerza, sorbiendo el rico batido helado que Marta había preparado. “Mmmm…,”, gemí dando rienda suelta a mi lado goloso, al paladar que tanto ansía chocolate en cualquier momento, a la lujuriosa gula que me acompaña a todas horas….

Bandeja de dulces.

El olor proveniente de la bandeja de dulces que llevaba en el asiento del copiloto camino de casa de Brenda incrementaba mi emoción por verlas, a ella y a Tania. Con la rutina y los quehaceres diarios nuestros encuentros han pasado a ser un poco más esporádicos, aunque no faltan nunca las llamadas ni los…