De vuelta.

Otra vez este antro… Entré en el piso sonriendo, intentando actuar de forma natural para que mi chico no se diera cuenta de mi pesar, fingiendo estar a gusto. Cómo echo de menos Santa Cruz… Puse el bolso sobre la silla,aunque en mi mente lo había aventado con fuerza, haciendo que rebotara en el espaldar…

Cinco días de secano.

Llevábamos días sin parar. El trabajo dentro y fuera de casa se acumulaba, sin darnos tregua a descansar. Los días se habían hecho cada vez más largos sin que hubiéramos firmado ningún trato, y las noches, cortas, haciendo cosas hasta última hora y madrugando día sí y día también. Por el pasillo, escuchando música celestial…

Cúlmen del romanticismo.

El amor es incondicional. Cosas que antes te molestaban en otras personas, pasan a ser una de las tantas razones que te enamoran de ese ser especial con el que decides compartir tu vida, sin que importe nada más. Así, pequeñas rutinas como hacer pis en compañía, desayunar juntos con las legañas puestas o que…

Rutina o ritual.

Todas las rutinas son tediosas por el simple aburrimiento de repetir una acción día sí y día también, sin que cambie la ejecución ni el resultado, siendo la depilación íntima un claro ejemplo. El hecho de no estar definitivamente suave y sedosa, de pasar los dedos entre los labios y notar el vello cual barba…

Normalidad.

Tráfico, niños cansados y las calles llenas de gentes, pero yo sólo oía la banda sonora de la vuelta a la normalidad. A pesar de ser septiembre el mes de incorporaciones, es octubre el verdadero reto, el de los horarios completos y las prisas, el que te sumerge de nuevo en la rutina sin remedio….

En topless todo el día.

No se si por el calor, pero el hecho de estar sin sujetador ayer, no era suficiente. El pecho hinchado y la piel sensible los hacían apetecibles al tacto y deshaciéndome del camisón aquella mañana, miré sonriente hacia abajo para verlos libres, dueños de sí mismos y de la casa. Las tareas del hogar se…