Cremoso.

Boquita de piñón con los labios bien juntos, la coloqué en medio para empezar a chupar con fuerza, sorbiendo el rico batido helado que Marta había preparado. “Mmmm…,”, gemí dando rienda suelta a mi lado goloso, al paladar que tanto ansía chocolate en cualquier momento, a la lujuriosa gula que me acompaña a todas horas….

Oda al verano.

¡Qué bonito es el verano! ¡Qué deliciosos son los vaporosos vestidos de colores vivos! ¡Qué ricos están los helados! ¡Qué refrescante es bañarse en la playa! Mi mente intentaba convencerme de los beneficios veraniegos mientras por el cuello me bajaba una gota de sudor, intentando coger sueño amenizada por el ensordecedor sonido del ventilador, que…

Tiempo con él.

“Toma, justo como te gusta…”, dijo acercando la taza caliente con aromas especiados y dulzones. La sonrisa se apoderó de mi cara mientras cogía la taza resoplando, sin poder evitar la ligera quemazón en los dedos. Brebaje perfecto, mi favorito, tableta de chocolate y mi chico a mi lado, me sentí feliz. Feliz de quererlo…

Acogedores silencios.

No se oían grillos porque no habían, pero se escuchaba la brisa mecer con suavidad las cortinas, y los aros metálicos rozar en el riel, oponiendo resistencia al tierno baile. De fondo, alguna ola romper en la lejanía y, de cerca, la mano de mi chico acariciar mi rodilla. “Qué silencio…”, susurré. “Sí…”, respondió él….

De ilusiones se vive.

“¿Crees que podremos?”, preguntó mi chico ilusionado, con cara de miedo. “Ojalá…”, respondí sin querer asegurarle nada, incapaz de inflar o arrebatar sueños mientras me abría paso hasta él entre mis amigas que, expectantes, ondeaban las banderas blanquiazules al aire. “¡Vamos!”, gritamos al unísono al comenzar el decisivo partido, el que paralizaba a la isla…

Vamos a la playa.

“¿Ya están listas?”, dijo mi chico desde la sala con voz de desesperación, cuando el aburrimiento había pasado a segundo plano, después de llevar esperando por nosotras un rato. “Nooo…”, dijimos a coro para volver luego a la lucha de las tiras del biquini, colocando carnes bajo los coloridos triangulitos, atuendo del día. “No sé…