Juego de labios.

Una tras otra nos acercábamos de rodillas, gateando sin rozarlo, colocando las piernas a ambos lados de las suyas mientras él se agarraba las manos, que deseaban escaparse a palpar los muslos. Las que quedaban fuera, en el círculo, observaban en silencio los besos tiernos que disfrutaba mi chico, viendo cómo se rozaban los labios…

Bella o Durmiente.

Desperté aturdida, un poco mareada, pero aliviada al notar que el dolor de cabeza había desaparecido. Al quitarme la toalla de la cabeza me arrugué sorprendida de que ya no fuera tan de día, preocupora por mis amigas, oyendo ahora su conversación atravesar paredes hasta mi. No reconocí la imagen del espejo. Pálida, sin los…

Toalla y calma.

La toalla de agua fría pareció hervir al contacto con mi frente, calentándose, perdiendo con rapidez el agradable frescor del principio. Marta, a mi lado, le dió la vuelta y, al estarme quieta, los latidos empezaron a disminuir, convirtiéndose en un dolor constante más llevadero. Me daba vergüenza que mis amigas hubieran llegado a una…

Hadas madrinas.

“Hola…” “¿Estás bien?”, dijeron las cuatro al mismo tiempo al notar mi mala cara, pálida, con los ojos medio cerrados intentando evitar la luz que tanto me molestaba, y el pelo revuelto de haber estado echada en el sillón. “Me duele un poco la cabeza…” “¿Un poco?, si parece que te acaban de sacar el…

Locuras de grupos.

‘Qué bien lo pasamos…, hay que repetir…’. dijo Brenda por el grupo. ‘Ah, cuándo quedaron que nos lo perdimos?’ ‘Subí a yoga el otro día, y luego me quedé un rato…’ ‘Jajajaja, un rato dice!!!’ ‘Y subió su chico también’. ‘Pudieron haber avisado…’ ‘Fue improvisado…, cambiando de tema, las espero para las hogueras eh!!!’ ‘Siiii’….

Hora de la siesta.

No estábamos cansadas. No teníamos sueño. Pero cuando estás en ‘modo vacaciones’, la siesta, es algo que te pide el cuerpo. Sin hacer las camas, sólo con una ristra de colchones ocupando todo el salón, convirtiéndolo en un mullido suelo de descanso, nos echamos, barriguitas llenas, a hablar y esperar a ver quién caía rendida…