El arte del cunilingus.

A no ser que estés muy cerca, el arte del cunilingus es invisible a espectadores, oculto tras la boca que lo hace con tanto esmero, por placer propio de saborear lo más íntimo y por placer ajeno, tan visible y excitante. Marta se movía entre las piernas de Sandra alternando ritmos, dedicando los lametones más…

Y ahora Sandra.

Sandra llegó con fuerza, ahogando a Marta con sus labios, dedicándome un guiño mientras se colocaba a su lado en el sillón, agarrando sus muslos con fuerza, su nuevo apoyo, siguiendo la ruta que sus dedos le pedían. Desde el otro lado del sofá, observé el placer con que sus bocas se comían, escuchando el…

Sentidos.

Quisiera morir entre besos, entre lenguas de fuego que peleen por los gemidos de mi piel húmeda, por el sabor de mi epicentro. Cerré los ojos para abrirme al máximo a los sonidos, suaves y untuosos, que desprendíamos. Concentrados en dar placer, los labios y las lenguas se afanaban en el disfrute ajeno, sin dar…

De nuevo…

La visión de Brenda subida al bordillo de la piscina degustando a Tania, había hecho que la piscina casi hirviera. Su culito en pompa por fuera del agua dejaba ver sus labios brillantes e hinchados, mientras se movía acompasada, embistiendo con la lengua a su chica, que disfrutada echada, muy abierta, expuesta. Rodeé a mi…

Sandwich.

Soy muy indecisa. Cada elección, por pequeña e insignificante que sea, se me hace un mundo, pensando en los pros, los contras y las posibles consecuencias a corto y largo plazo, viéndose reflejada en cada aspecto de mi vida cotidiana. Por eso, nunca he podido elegir una postura sexual favorita, disfrutándolas todas, encantada de hacer…

Discreto.

Empecé a abrir los ojos y, ante mí, el cabecero. A izquierda y derecha, paredes blancas a los fondos, donde llegaban las mesas de noche por lo estrecho del dormitorio. Acolchado, me acercaba hasta tocarlo con la frente, alejándome de nuevo para repetir la operación infinitas veces, muda, mientras el movimiento de vibración corría por…