Y qué más.

“Mmm…”, gemí al morder la tostada de pan con jamón serrano, aderezada a la perfección con cotame, aceite y orégano, todo en su justa medida, sin que nada me goteara la barbilla, mezclándose el conjunto de sabores sobre mi lengua con sumo placer. “Placeres sencillos de la vida…”, dijo Sandra mordiendo con ganas, haciendo que…

Oda al verano.

¡Qué bonito es el verano! ¡Qué deliciosos son los vaporosos vestidos de colores vivos! ¡Qué ricos están los helados! ¡Qué refrescante es bañarse en la playa! Mi mente intentaba convencerme de los beneficios veraniegos mientras por el cuello me bajaba una gota de sudor, intentando coger sueño amenizada por el ensordecedor sonido del ventilador, que…

Ideas locas.

“¿Cómo es posible que sean las siete de la tarde?”, me quejé agobiada, sintiendo que el día se había ido en un suspiro, al igual que el fin de semana. “Bueno, piensa que has estado liada con los proyectos, preparando cosas…”, dijo mi chico al ver que saltaba, seguramente temiendo que le saltara al cuello….

Cucharita.

No hay mejor antídoto contra el insomnio que follar y caer rendida entre tus brazos, acurrucada en tu abrazo, cobijada por la tierna cucharita que imitamos. Ni siquiera el amor propio de mis dedos acariciando mi humedad, consigue un efecto tan eficaz como cuando son los tuyos al recorrerme y dejarme la garganta seca de…

Segundo baile.

Sin planteármelo, sin perder la oportunidad. Me apetecía, tan apetecible… Según salió de mí, me apresuré a lamerlo, sin ver la cara de sorpresa de mi chico, pero imaginándola mientras observaba mis labios rodear los restos de su semen, de mi flujo, y mi lengua lamerlos incapaz de contener las ganas, saboreando la mezcla del…

Aclarando.

“Buenos días…”, me susurró al oído mientras hacía de mi oreja una amante, rozando el borde con la nariz, hacia arriba y hacia abajo, pellizcando con delicadeza el lóbulo. “¿Por qué te haces la dormida?” “Estoy cansada, no dormí muy bien…” Suspiró dejando mi oreja, echándose boca arriba, supongo que dándome tiempo, oliéndose el enfado…