Tiempo de despedida.

Por muy subjetivo que sea a veces el tiempo, las horas pasan sin remedio. He disfrutado cada minuto de estos dos años y medio de blog. He agradecido y respondido cada comentario, cada segundo que se han tomado para leer mis andanzas, pero el tiempo vuela y me siento como el conejito de Alicia, corriendo…