Enredados.

No sé si el biquini sonó a mojado por el peso que llevaba de mi flujo, o porque no le había dado tiempo a secarse en los metros que caminamos de vuelta de la playa, pero cayó a plomo enredado en mis pies, sonando a chapuzón sobre el suelo de granito al que ahora no prestaba atención, ocupada en desarmar el nudo que se había formado en el cordón del bañador de mi chico y encarcelaba su erección durante no sabíamos cuánto.

enredados 1.png

Mis uñas no podían con él, desistiendo desesperadas. “Jolín”, dije protestando, agachándome para ver más de cerca de qué lado tenía que tirar, angustiada de que no lo pudiera sacar jamás. “Vas a tener que vivir así toda la vida…”, bromeé.

“El chico del bañador…”, bromeó él esperando con paciencia, mirándome desde arriba.

Le dí mil vueltas, girando, mirando y metiendo las uñas, sin que se me pasara el calentón, pero hasta el moño de la situación.

“Si quieres córtalo”, propuso.

“Espera…, un poco más…, casi…, siiiiii”, exclamé satisfecha al lograr abrir un pequeño hueco por el que al final pasó mi dedo.

“Pensé que te habías corrido…”, sonrió mientras me veía sacar su pene, que dejaba caer la piel hacia atrás como si se desperazara, levantándose de una siesta, estirándose hasta botar sobre mis labios.

“No soy tan rápida…”, protesté antes de besarlo, metiéndolo con calma, chupándolo frío y salado. “Dame un ratito…”

“Te doy lo que quieras…”

enredados 2.png

“Qué porno sonó eso…”

“Y bien que te gusta…”, dijo señalando cómo mis dedos se perdían entre mis piernas, comprobando la humedad que brotaba de manera incesante.

Sonreí lo que su glande me permitió, siguiendo mis movimientos de cabeza, arriba y abajo, succionando con fuerza al subir, soltando los labios al bajar y acompañando la mano que me quedaba libre, apretándolo, notando la sangre bombear sus gruñidos cada vez menos espaciados hasta saborear una deliciosa gotita transparente preseminal.

“Mmmm…”

46 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sexticles dice:

    Como para que no te de lo que quieras, con lo complaciente que tú eres

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajajaja complaciente o exigente, según quién lo mire… 😏

      Le gusta a 1 persona

  2. Reflexionando en voz alta dice:

    Brenda le habría arrancado el bañador.

    No dirás que no te lo dije…

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajajajajaja, siiiii!!! Debe ser mi obsesión megaimpoluta!!!

      Me gusta

    2. Valeria dice:

      Mira que te gusta Brenda…

      Me gusta

      1. Reflexionando en voz alta dice:

        Más que a ti?

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Creo que estamos empatados…😋

        Le gusta a 1 persona

      1. Reflexionando en voz alta dice:

        Brenda (suponiendo que exista) es la mentalidad inalcanzable

        Le gusta a 1 persona

  3. Reflexionando en voz alta dice:

    Brenda (suponiendo que no exista) es la mentalidad inalcanzable que Valería -aunque añora-, nunca será capaz de asumir.
    A mi me encanta esa fuerza. La rabia de un personaje secundario que cada vez que surge arrasa.

    Le gusta a 2 personas

    1. Valeria dice:

      Y ya estabas tardando en meterme caña… Pero el segundo párrafo me encanta😁

      Me gusta

    2. marguimargui dice:

      Tú crees que la quiere y la teme a la vez?

      Le gusta a 1 persona

      1. Reflexionando en voz alta dice:

        Amarla no es lo contrario de temerla.
        Brenda es un alegato en sus escritos.
        Tú (tu manera de escribir), podrías ser Brenda.
        Aunque eso ya lo sabes.

        Le gusta a 2 personas

      2. marguimargui dice:

        Uffff ( tuve que salir, la que lié)
        Si se acercan demasiado el equilibrio peligrará…
        No soy Brenda, no me reconozco en ella. Igual es difícil verse en un espejo

        Le gusta a 2 personas

      3. Valeria dice:

        Un poco Brenda sí que eres…

        Me gusta

  4. Reflexionando en voz alta dice:

    No has notado la tibieza con que nos muestra siempre -la autora- a la pareja de Brenda?

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Y qué quieres decir con eso?

      Me gusta

  5. Reflexionando en voz alta dice:

    Conocí a una mujer en una fiesta.
    Era el paradigma de la sobriedad. Buenas maneras, estatus, clase. Una dama (siempre a sus ojos)

    Un día me confesó que, presa de su fuego interior, se había permitido dejar arrastrar hacia los urinarios de un bar de copas, para consumar su verdadero instinto y sentir un pleno orgasmo. Por el camino tuvo que asistir a cómo sus carísimas sandalias tomaban contacto con las miserias de los fluidos que allí reinaban. Sus sedosas ropas se hacían jirones en los embites bajo la estrechez del recinto.

    Quieres que siga con el cuento?
    Lo que verdaderamente sostiene nuestra admiración a la hora de imaginar lo que no poseemos, está en nuestro interior.

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Siempre me callas, nunca sé qué responderte… La imaginación es poderosa y hasta peligrosa.

      Me gusta

      1. Reflexionando en voz alta dice:

        El peligro puede ser ponerle limites a la imaginación.

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Es verdad…, dejemos que fluya!!!

        Me gusta

      3. Reflexionando en voz alta dice:

        Has visto Contact?
        Con Jodie Foster.
        En esa película, la protagonista es una astrónoma que escucha un mensaje de otras civilizaciones de otros mundos.
        En la cinta, amén de construir la máquina para ir a conocerlos al más puro estilo Hollywood, se plantea la diatriba sobre si se cree en Dios.
        Cómo podemos no creer, en pos de la Ciencia, mientras mantenemos la “fe” en hallar otros seres, otros mundos, otras civilizaciones.
        Se llega a plantear (a la hora de descartar la idoneidad del “pasajero” que vaya a tomar contacto con El/Ellos), la posibilidad de que no sea un científico no creyente el que vaya. Porque no nos representaría en realidad.
        (No olvidemos que el 95% de la población mundial si que cree en algún ser superior, sea de la religión que sea.

        Si, tal vez, ser creyente, es una alucinación, un estado por el cual sentimos para alcanzar un bienestar inexplicable, por qué no vamos a creer que en cada uno de nosotros, en cada cerebro, no existe un sin fin de galaxias?
        Te imaginas las posibilidades de contactar, aunque remotamente, un solo instante, una neurona tuya con una de otra persona diametralmente diferente a ti?
        Ese chispazo.
        Eso es lo que deberíamos buscar sin miedo.

        Le gusta a 1 persona

      4. Reflexionando en voz alta dice:

        Crees?

        Le gusta a 1 persona

      5. Valeria dice:

        Sí. Igual que le dije a Pink, no sé qué habrá pero me niego a pensar que no volveré a ver a los que ya no están ahora conmigo, algo más tiene que haber…

        Me gusta

      6. Valeria dice:

        La he visto, es muy buena. Esas conexiones con gente existen, no crees?

        Me gusta

      7. Reflexionando en voz alta dice:

        Claro. Es algo parecido a nosotros.
        Sabemos que nunca jamás nos conoceremos (las alejadas galaxias), sabemos que no haremos por conocernos (las especies distintas), y sin embargo, conectamos con una especie de magnetismo.

        Pero no me has contestado.
        Crees?
        Y… No. (Te lo pondré fácil), no me refiero a creer en un ser superior.
        Dios no existe.
        Crees que Brenda le hubiera arrancado el bañador?

        Le gusta a 1 persona

      8. Valeria dice:

        Ah, pues yo pensaba tomar un café contigo si en algún momento voy a Cataluña (no tengo ningún viaje programado), pero no te apetece… 😮
        Creo que Brenda le habría arrancado el pantalón despedazándolo como una amazona, pero también creía que te había respondido…

        Le gusta a 1 persona

      9. Reflexionando en voz alta dice:

        No bajes velas. Siempre nos podremos tomar ese café.
        Cuando seas una reconocida escritora de merecido éxito, estate atenta, ya te lo pediré cuando vaya a que me firmes mi ejemplar.

        Le gusta a 1 persona

      10. Reflexionando en voz alta dice:

        Se me saltó un mensaje.

        Le gusta a 1 persona

      11. Reflexionando en voz alta dice:

        El de Pink.

        Le gusta a 1 persona

      12. Valeria dice:

        Lo de Pink fue hace tiempo en su blog, sobre Dios y el más allá.

        Me gusta

      13. Reflexionando en voz alta dice:

        Mi espiritualidad me lleva a entrar de cuando en cuando en iglesias.
        Una vez allí me esfuerzo por comprender cómo generaciones de creyentes fueron capaces de sufragar tantos edificios.
        Observo al detalle todo lo que la mano del hombre es capaz de realizar. Pintura, escultura, arquitectura, ese largo etc de habilidades cada vez más auspiciadas por el conocimiento.
        Y siempre salgo con el mismo vacío incrédulo por no entender..

        Le gusta a 1 persona

      14. Valeria dice:

        Ya…, Yo tengo un rifirrafe constante con la iglesia…, Es extraño…

        Me gusta

      15. Valeria dice:

        Bah, reconocida escritora…, Qué cosas se te ocurren…

        Le gusta a 1 persona

      16. Reflexionando en voz alta dice:

        No querías un café?
        (O debo pensar en pánico al miedo escénico, fuera de tu cómodo entorno…)

        Le gusta a 1 persona

      17. Valeria dice:

        Sí, sí, café sí, pero dudo que se bajó esas circunstancias 😉

        Me gusta

  6. Reflexionando en voz alta dice:

    Sorry.

    Le gusta a 1 persona

  7. muy bueno vale muy bueno

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s