Enredados.

No sé si el biquini sonó a mojado por el peso que llevaba de mi flujo, o porque no le había dado tiempo a secarse en los metros que caminamos de vuelta de la playa, pero cayó a plomo enredado en mis pies, sonando a chapuzón sobre el suelo de granito al que ahora no…