Tiempo con él.

“Toma, justo como te gusta…”, dijo acercando la taza caliente con aromas especiados y dulzones. La sonrisa se apoderó de mi cara mientras cogía la taza resoplando, sin poder evitar la ligera quemazón en los dedos. Brebaje perfecto, mi favorito, tableta de chocolate y mi chico a mi lado, me sentí feliz. Feliz de quererlo como es, de que me quiera como soy, con nuestros defectos, manías y miedos, nosotros.

tiempo con él 1.jpg

“Está riquísimo, ¿tú no te tomas nada?”

“Con este calor, nada caliente, ya bebí agua fresca”, me guiñó un ojo.

“Ahora pongo más en la nevera”.

“Ya la puse yo…, relájate, deja de pensar en cosas…”, dijo convencido de mis pasteles mentales, en los que entro y no sé cuándo salgo, dando mil vueltas a supuestos futuros y pasados, sin solucionar nada, saliendo con más problemas de los que tengo cuando entro.

tiempo con él 2.jpg

Pensé en contestar algo, con esa vena efervescente que me caracteriza, acabando por suspirar admitiendo para mis adentros la razón con la que hablaba, sorbiendo la deliciosa infusión, dejando que mi paladar la desglosara poco a poco y dejándome llevar por lo que evocaba…

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. torpeyvago dice:

    TÚ + YO < NOSOTROS
    QED

    Le gusta a 1 persona

  2. Junior dice:

    Yo y tu estaría mejor. Cuídate que ahora hace muchísima calor.

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Uy, hay un calor terrible!!! Besitos junior!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s