Pista de baile.

La música me pone cachonda… Empieza como una oleada, un pequeño marullo que moja mis pies haciendo que se muevan y que, cuando alcanza con rapidez mis caderas, no veo otra escapatoria que dejarme arrastrar inspirando las notas con avidez, con ansia, absorbiendo los ritmos mientras mis brazos se alzan y mis hombros se mueven sin control.

pista de baile 1.jpg

El bailoteo nos abrió el apetito y la mesa estaba servida, preparada, con entrantes en forma de miradas insinuantes y guiños coquetos, primeros platos a base de besos jugosos y caricias que prometían un banquete exquisito.

Aguantamos por las escaleras porque mi chico me contuvo, apartando mis manos frescas a la vez que seguía con las nalgaditas. La fuerza de sus manos se reducía en un toque firme que acompañaba mi culo en su movimiento de ida y venía, mientras sin quitarle ojo, se aseguraba de que no me dolía.

“Espero que ahora lo hagas un poquito más fuerte…”, dije abriendo la puerta mientras nuestras pupilas se follaban con antelación, adivinando la escena.

Desabroché el botón de mi pantalón caminando marcha atrás, sosteniendo su mirada, bajándolos en un baile mudo y girándome para enseñarle el tanga que se perdían entre mis carnosos glúteos. Debió teletransportarse porque lo recordaba más lejos, y me asusté al sentir sus dedos acariciar con delicadeza el contorno, para abrirse luego al esplendor de su mano, que agarró con fuerza lo que podía abarcar, soltándolo de repente para atizarme con certeza.

pista de baile 2.jpg

“Ay siii…”, suspiré sintiendo su mano repetir la operación mientras la otra se ocupaba de soltar su propio pantalón, liberándose para rozarse conmigo y compartir el calentón, apartando el hilo dental para comprobar la humedad.

“Estás empapada…”, gruñó satisfecho, yendo a por el plato principal, sabiendo que lo esperaba, que lo deseaba, que soñaba con la rígida suavidad de su miembro, con las delicadas pero firmes embestidas, con el placentero rebote de mis pechos.

“Ay sii…”

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Reflexionando en voz alta dice:

    También.
    (Supongo querías decir)
    La musica también…

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajajaja, alegador… 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. torpeyvago dice:

    Si lo de los banquetes está muy bien. Pero en éstos, todos van a por el postre.
    Si la música te excita, será por los ritmos percusivos, por la erótica de la danza…
    No sé si recuerdas que había, en cierta película, una mujer que tenía que «comer» en el banquete oyendo «El Bolero» de Ravel.
    Te sugiero, si te gusta, que pruebes «Sherezade» de Korsakov, si no es demasiado suave para ti.

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Ah, pues no he visto esas pelis, las buscaré!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s