Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

“Buenos días…”, me susurró al oído mientras hacía de mi oreja una amante, rozando el borde con la nariz, hacia arriba y hacia abajo, pellizcando con delicadeza el lóbulo. “¿Por qué te haces la dormida?”

aclarando 1

“Estoy cansada, no dormí muy bien…”

Suspiró dejando mi oreja, echándose boca arriba, supongo que dándome tiempo, oliéndose el enfado del día anterior. “¿Estás bien?”

“Sí y no…, no sé, tengo una mezcla extraña…”

“¿Y no me lo vas a contar?”

Me di la vuelta con furia, cayendo sobre el otro lado para mirarlo, casi consiguiendo que me admitieran en un equipo olímpico.

“Es que…, ayer…, me enfadé cuando no tenías ganas y la vez me sentí tonta por pretender que tengas ganas siempre…”

“Ya…, yo lo siento mucho…”, dijo girándose hacia mí, besándome la nariz, haciendo que me planteara mi aliento mañanero.

“No, no, si no lo tienes que sentir…, son tonterías mías…”

“Te parece que salgamos a desayunar y damos un paseo, por el paseo”, sonrió.

aclarando 2.jpg

“¡Uy sí!”, respondí olvidando las legañas, el pelo enmarañado, la cara hinchada y la boca seca de por las mañanas, abrazándolo y sintiendo cada vez menos esa ridiculez, acumulando esas ganas, para la próxima vez.