Verano inaugurado.

El sol pegaba con fuerza y, aunque no estábamos en una playa brasileña, la bossa nova emborrachaba nuestros oídos con sensuales ritmos mientras entrábamos y salíamos de la piscina o nos dábamos crema. De anuncio, pero desnudos… Mi chico había optado por el remojo perpétuo, nadando piscina alante, piscina atrás, distrayendo la mente de nosotras…