Temporal.

Las velas negras se movían con fuerza en medio de la tempestad, aguantando los tirones del viento hasta que se rasgaron sin remedio por mucho que intenté aguantarla. Cuando me miré las manos las ví rojo carmesí, temblorosas, escurriendo la sangre que se diluía con la lluvia bajando hasta los codos y goteando sobre la…