Cara a cara.

Cara a cara. Frente a frente. Pupila a pupila. Sin dejar de mirarnos rodeé sus hombros recorriendo la suave piel desnuda mientras, sentada en la barra, abría las piernas, húmeda.

cara a cara 1 ,3 mayo 2017

Se abrió paso en la jugosidad que afloraba entre mis piernas, viéndose rodeado, abrazado, acogido en el suspiro de mis labios, en la fuerza de su miembro. Sus manos se agarraban a mis glúteos acercándome, haciendo fuerza contra sí mismo en silencio, sin dejar de mirarnos.

La excitación dilataba sus pupilas y el color de sus ojos desaparecía en el negro deseo que me atrapaba por completo, envolviendo mis gemidos, absorviéndolos en silencio.

Dentro y fuera, fuera y dentro, bailamos en un susurro, él de pie, empujando su camino, yo sentada a su altura, recibiendo. Apenas nos movíamos pero el placer brotaba a borbotones por todos los poros de nuestros cuerpos.

cara a cara 2,   3 mayo 2017.jpg

El delicioso olor a sexo, a él, a mí, inundó nuestras fosas nasales, acelerando el ritmo, los gemidos, el tiempo, y todo, sin dejar de mirarnos.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. torpeyvago dice:

    Fíjate, que de no ser por un par de detallitos, diría que estabais bordando o cosiendo en lugar de eso que estabais haciendo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajajajajaja así cosía así así…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s