Dos a dos.

Mis labios resbalaban pulidos y ansiosos entre las piernas de Tania y su humedad me cubría media cara mientras, afanada, sorbía a chupetones la jugosa almeja que me regalaba. Mi chico penetraba a Brenda con calma, desde detrás, acariciando con suavidad su espalda, dibujando el símbolo del infinito una y otra vez, entrando y saliendo de su cuerpo mientras la tigresa ronroneaba.

dos a dos 1

La intimidad que Sandra y Marta habían buscado en una salida romántica, había dado pie, de algún modo, en dos simples pasos, a que las camisetas volaran y las bragas cayeran rendidas a nuestros pies, con la consecuente subida de bandera e inauguración de los juegos.

Adoro ese momento del sexo, cuando empieza, cuando da igual lo que pase en el resto del mundo porque tu mente está ahí, concentrada pero deshinibida, únicamente disfrutando cada segundo, saboreando cada gota, entregándose por completo, perdiendo el control.

Las caderas de Brenda fueron las que aumentaron el ritmo, provocando los primeros gruñidos con los golpes secos que tanto le gustaban y, hacían temblar sus pechos. Por mi parte, busqué en índice y corazón dos aliados que tantearan terreno conmigo, introduciéndolos lentamente, viendo cómo Tania contenía la respiración, rozando la piel de sus pechos hasta acogerlos en sus manos.

Me engulló. Mis dedos desaparecieron dentro de la suave y mullida carne caliente, para volver a aparecer blanquecinos de su delicado flujo con los suspiros pertinentes, sin que mi boca parara de buscar darle placer.

dos a dos 2.jpg

Empezaron a cantar a coro, Brenda en un tono profundo y Tania más agudo. Sus gemidos se entrelazaban en el aire, bailando con el eco de las esquinas, rebotando hasta encontrarse consigo mismas. Mis dedos se aceleraron dentro, con movimientos circulares, y mi boca fuera, desafiando los dos botones, encontrando el ritmo deseado, notando un primer estremecimiento, el cuerpo de Tania temblar, su placer en mis manos, su orgasmo en mi paladar.

Mi chico siguió con fuerza. Brenda a punto de estallar. Sus golpes mojados, sus manos agarrando sus caderas. Sin vuelta atrás tras desencadenar la lujuria que pedía más, hasta hacer que se corriera, vibrar a cuatro patas, caer rendida al lado de Tania.

11 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Esto era para culminar el regalo no? Yo quiero amigas como vosotras jajjaajja
    Un besazo guapa!

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajajajaja listillo 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. marguimargui dice:

    Has empalmado, valga la redundancia, con el puente de Mayo.
    La no sale vivo mi chico

    Le gusta a 2 personas

    1. Valeria dice:

      Jajajajaja, que sí mujer!!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Something you’ve grown lately.
    Am I right?

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      I’m not sure what you mean…

      Le gusta a 1 persona

      1. The point is that after the illustrations I see that you were fat

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Hahahaha bad angle 😉

        Le gusta a 1 persona

  4. torpeyvago dice:

    Ya sabía yo que a tu chico le iba a tocar trabajar otra vez. Eso sí, el mango del rodillo no lo coge él esta vez…

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Y lo bien que se me da cogerlo… 😉

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s