Hora de la siesta.

No estábamos cansadas. No teníamos sueño. Pero cuando estás en ‘modo vacaciones’, la siesta, es algo que te pide el cuerpo.

Sin hacer las camas, sólo con una ristra de colchones ocupando todo el salón, convirtiéndolo en un mullido suelo de descanso, nos echamos, barriguitas llenas, a hablar y esperar a ver quién caía rendida primero.

Hora de siesta 1

Al final de todas, con la espalda apoyada en el frontal del sofá, miraba a Sandra mientras nos hacíamos ‘cosquillitas’ en los brazos. A turnos, sin habernos puesto de acuerdo, acariciábamos la piel de la cara interna, subiendo con suavidad con las yemas, bajando de nuevo hasta la muñeca con las uñas.

Los párpados, en principio cerrados, se abrían de vez en cuando para caer en el voyeurismo de recorrer el cuerpo de la otra con la mirada, memorizando los contornos de su anatomía, grabando a fuego los perfiles que hacían tambalear mis cimientos.

Al notar el mínimo movimiento en los ojos ajenos, cerraba los míos, jugando al escondite con las pupilas contrarias, sonriendo cuando, al abrirlos tentando la suerte, los encontraba de frente.

hora de la siesta 2.jpg

No teníamos sueño, pero fuimos cayendo. El ritmo de las conversaciones de un principio fue desapareciendo, dando lugar a silencios que pasaron a ser prolongados, a respiraciones profundas entre bostezos…, aunque no teníamos sueño…

30 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Reflexionando en voz alta dice:

    Y el chico?
    Dónde se acostó el chico?
    Por mera lógica, debería haberlo hecho a tu vera (o a tu espalda dado que tus ojos miraban a otros ajenos), porque, vamos.. No me imagino al chico tomando la iniciativa de tomar partido por una gata determinada.
    Igual se quedó en un sofá, esperando a que comenzase la “película”.

    Le gusta a 1 persona

    1. marguimargui dice:

      Ya te lo explico yo.
      Con la excusa perfecta de comprar unos helados, estaba dando un paseo y tomando un café.
      Cuando ya está a punto de entrar da la vuelta pues con uno de chocolate no basta…

      Le gusta a 4 personas

      1. Reflexionando en voz alta dice:

        Ahhh!!!
        Y yo imaginando que igual -con lo galante que nos lo pinta siempre-, igual andaba fregando los platos de las ensaladas.

        Buenos días Marg.

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Lo normal…, tú también fregas…

        Le gusta a 1 persona

      3. Reflexionando en voz alta dice:

        Maruja pornochacha de 108 kg…
        Un encanto.

        Le gusta a 1 persona

      4. Valeria dice:

        Con bigote?

        Me gusta

      5. Reflexionando en voz alta dice:

        En realidad me lo quité en febrero.
        Pero algo rollo Fredy Mercury.. No me digas que no tienta?

        Le gusta a 1 persona

      6. Valeria dice:

        Uy no sé…, las barbas enteras a lo mejor…, a mi chico le queda bien, pero un bigote, suelto, en medio de la cara…, no me dice nada la verdad…

        Le gusta a 1 persona

      7. Reflexionando en voz alta dice:

        Pues ponle el delantal a él (y nos enseñas la acuarela)

        Le gusta a 1 persona

      8. Valeria dice:

        Jajajjaaja, a ver si se deja, como en las pelis, con el culito al aire… 😉
        PD, también podrías sorprender así a tu mujer…

        Le gusta a 1 persona

      9. marguimargui dice:

        Uy lo que me ha llamado

        Le gusta a 1 persona

    2. Valeria dice:

      Pues, no le apetecía acostarse…, estaba en el sillón, mirando el móvil supongo…

      Me gusta

      1. Reflexionando en voz alta dice:

        Ya. Preparando el planning, supongo.

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Jajajajaja

        Me gusta

  2. Carmen dice:

    Bueno. Y ninguna tocando? Pues así da gusto dormir en grupo, claro.

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajaja, vas a ser peor que nosotras cinco juntas… 😉

      Le gusta a 1 persona

      1. Carmen dice:

        Y cuál es esa definición de pero en este contexto? A ver si tendré que sacar la fusta.

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Uy qué cañera…, todavía no sabes que la mandona soy yo…, aunque no soy violenta…

        Le gusta a 1 persona

      3. Carmen dice:

        No, no lo sé, no se nota ^^

        Le gusta a 1 persona

      4. Valeria dice:

        Tendré que ponerme más dura entonces…

        Le gusta a 1 persona

      5. Carmen dice:

        Bueno, sería divertido observarte desde las sombras cómo te pones firme.

        Me gusta

      6. Reflexionando en voz alta dice:

        Si. Con una fusta en la mano para poner orden y soltando un “mecachis”.
        No sé yo…

        Le gusta a 2 personas

      7. Valeria dice:

        Yo no digo ‘mecachis’…

        Me gusta

      8. Reflexionando en voz alta dice:

        Ya, bueno. Era para intentar explicar que no te imagino de dómina. No puedo dejar de imaginarte sweet.

        Le gusta a 1 persona

      9. Valeria dice:

        Qué mono!!! Gracias…
        PD, no digo ‘mecachis’, pero sí otras cursiladas varias…

        Me gusta

  3. torpeyvago dice:

    Es como cuando le preguntan al niño si está su padre en casa y él usa el método margarita:
    —Siesta, no está, siesta, no ésta…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s