Despedida.

“Agh…”, suspiré con descontento en alto al entrar en el dormitorio y recordar que no había revisado las mesas de noche, avanzando con desgana hacia ellas mientras podía ver como en los tiradores de las gavetas se formaba una sonrisa maliciosa. Abrí la de mi chico, encontrando además de su ropa interior, un despertador que no funcionaba y una revista olvidada. “Dos cosas menos que empaquetar”.

Rodeé la cama hasta la mía, pasando de las dos primeras gavetas, cuyo contenido sabía de memoria, yendo directamente a la última, jugando con los encajes que no lucía a diario, empezando a sacarlos para empaquetarlos, hasta toparme, en el fondo, con cierto objeto cilíndrico que no utilizaba con frecuencia. “Casi me olvido de ti…”

despedida-2-enero-2017

Lo saqué decidida para meterlo en la bolsa de la lencería fina sin hacer caso del llamativo color y las orejitas que lucía, sonriendo desganada hasta que, por casualidad, con la mayor inocencia y en un acto totalmente accidental, mis dedos apretaron el botón de encendido.

Casi se me cae de las manos del susto y con torpes toques se balanceó hasta que lo logré coger al vuelo todavía funcionando, vibrando su camino entre mis dedos. “Ya te veré más adelante…”, le dije sonriendo a modo de despedida. “Bueno, ya que vas a estar guardado unos días…”, añadí echándolo ya de menos.

Lo dejé sobre la cama mientras me despojaba del legging de estar por casa. Se deslizó con suavidad por mis piernas y ya me empezaba a encontrar excitada. Las braguitas bajaron descubriéndome un pequeño trazo mojado y así, desnuda de cintura para abajo, me acomodé en la cama.

Abrí mucho las piernas y apoyé los pies sobre el borde, notando mi chochito mojado, latiendo en deseo. Cogí el cachivache, sin encenderlo, y lo llevé entre mis piernas, rozando ligeramente el clítoris en la búqueda de la ruta que lo llevara hasta la cueva. Se posó justo debajo, entre las dos pequeñas, casi imperceptibles compuertas y, lo impulsé dentro, suspirando mientras me deleitaba con lo bien que resbalaba.

despedida-1-enero-2017

Lo encendí cuando lo tenía todo dentro, gimiendo el placer de la vibración, empezando a moverlo con rabia, sabiendo que no tardaría nada en correrme, en liberar el estrés. Mi respiración se aceleró con el sonido del chapoteo, acelerando el ritmo y mis gemidos con él, arqueando la espalda, agarrando la colcha… “Ahh…”

21 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Cualquier momento es bueno…😘

    Le gusta a 1 persona

  2. periko523 dice:

    MENUDO AGUSTITA TE QUEDASTE.

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Mucho, mucho… 😉

      Me gusta

  3. icástico dice:

    Vi la foto y a pesar de eso ¡lo leí! ¿ves como no aprendo? Me entraron ganas de hacer una mudanza para revolver en todos los cajones…

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajajaja, te gusta sufrir eh… Bueno, yo encantada de que vinieras!!! Quítate la idea de la mudanza, qué horror, y busca otras cosas que revolver con tu moza… 😉

      Me gusta

  4. Reflexionando en voz alta dice:

    A ver si los chicos de la mudanza te van a pillar espatarrada!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      No no no, la hacemos nosotros. No me gusta la idea de que te toquen las cosas. Ahora ofrecen servicios de empaquetado incluso, te imaginas? Qué horror…

      Me gusta

      1. Reflexionando en voz alta dice:

        Que te empaquen?
        Sin duda un horror!

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Jajajajaja

        Me gusta

  5. torpeyvago dice:

    ¡Ay, qué recuerdos! Los que guardamos en los cajones. O mejor, al fondo de los cajones. Te encuentras cada sorpresa… 😉
    Vale, onanismo nostálgico de fondo de cajón.

    Me gusta

    1. Valeria dice:

      El onanismo no puede ser nostálgico, tiene que ser actual!!!

      Le gusta a 1 persona

      1. torpeyvago dice:

        ¿Sí? Que se lo pregunten al cacharrito tanto tiempo olvidado ¡Tanto tiempo…! 😛

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Jajaja, es que los dedos los tengo más a mano… 😉

        Le gusta a 1 persona

  6. y lo había visto en el face con la idea de verlo después y valla mira lo que me estaba perdiendo pensé que seguíamos con las cajas

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Jajaja, entre caja y caja…
      Me tienes en facebook?

      Me gusta

      1. pensé que era la continuación del de las cajas y después , me cambio todo o es otra historia, y si en el face y twiter y en alguna mas ha en pinteres también, bueno a ver como hago para seguir con la otra historia

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Es la misma historia, revisando gavetas para organizar las cajas encontré el consolador 😉

        Me gusta

  7. melbag123 dice:

    Buena despedida que le diste al juguetito, amiga. Jajajaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      jajaja, hay que aprovechar, no crees?

      Le gusta a 1 persona

      1. melbag123 dice:

        Claro que sí!!!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s