Bizcocho.

Mi jugoso bizcochito relleno de crema hacía agua la boca de mis amigas, que miraban deseando probarlo desconsoladas. Con cuidado de no desperdiciar nada del relleno, me giré para que lo vieran en primer plano, siendo Brenda la primera en acercarse para recoger una primera gotita que pretendía huir rodando por una de mis nalgas,…

Otro baile.

Nunca recuerdo cómo llegamos a desnudarnos, quién empieza o cuál es el roce inicial con el que se detona la consecución de desnudos en el que las piezas de ropa caen con gemidos y abrasadoras miradas. Primero emparejados, sin compartir mucho, solo mirando a las otras parejas tocarse, ponerse íntimos, y excitándonos con los besos…

Bailando.

La música golpeando con fuerza el pecho, los focos distorsionando la visión y el humo ambiental intoxicando los pulmones, podría haber llevado a la conclusión de que muy bien no lo estábamos pasando, pero en realidad, disfrutamos la salida como nunca. No nos dolieron los pies a pesar de las incontables canciones con las que…

Fiesta.

“Uff, yo no tengo ganas de salir…” “¡Qué sí hombre!”, insistí intentando convencerlo, “Seguro que lo pasamos bien…, sólo un ratito”, prometí con un beso, a medio vestir, con uno de los conjuntos de lencería buenos que guardaba como oro en paño. El encaje se posaba con delicadeza sobre la curvatura de mis pechos, acariciando…

Ayuda varonil.

No es pecado admitir, que el macho, ibérico o isleño, es más fuerte que la hembra, no es machismo, es naturaleza. Ni cabe decir, que la ayuda de mi chico en recados de peso me es indispensable, por su fuerza, o por mi comodidad. Pero cuando, en muchas ocasiones, por trabajo suyo, como hoy, me…

Jaque y tablas.

Soñé despierta que soñaba con lenguas de fuego, con ángeles caídos que buscaban llevarme al limbo entre lametones implacables y jadeé sin que escucharan mis súplicas, rogando que no lo hicieran, que no comieran como a una fruta prohibida. Escuché sus gemidos y me vi mezclada entre sus besos como parte del festín del deseo,…