Relajante yoga.

Las largas respiraciones pausadas, acompañadas de la relajante música compuesta de simples aunque evocadores sonidos, me evadieron del mundo, concentrada únicamente en mantener las asanas que Tania iba dictando en un delicado susurro, confundiéndose con mi conciencia mientras, con los ojos cerrados, me transportaba al idílico paisaje que nos transmitía con su voz. La dura…