A cuatro manos.

Cada persona tiene una forma característica de hacer las cosas, de moverse diariamente en su rutina, con peculiares manías o detalles personales que hacen su toque, inconfundible. Y besar o hacer el amor, no son excepción. Los labios de Marta, siempre tímidos y vergonzosos a pesar de todos los besos que habíamos compartido y por…