Orgullosa.

“No puedes hacer eso…”, dijo mi chico manteniendo la calma a pesar de ser la quinta vez que le insistía sobre un cambio en el proyecto. “¿Por qué no?”, repetí de nuevo matándolo a pellizcones, sin darme cuenta de que ponía a prueba su paciencia. “Ya te lo expliqué…, a veces no se puede…”, volvió…

Barraquito.

“¿Barraquito?” “Para mí…”, dije extasiada al ver las diferentes capas de mi preciado café, marcadas por las distintas densidades de cada líquido. “Desde luego, barraquitos como los de aquí abajo…”, dijo mi chico asintiendo y agradeciendo al camarero su café solo. Perfectamente presentado, presumía de cascarita de limón y grano entero a modo de tocado…

Mundos diferentes.

Parece mentira que recorriendo tan pocos kilómetros, se vea todo tan diferente. Como en otro mundo, las calles recorrían, de forma distinta a la que estoy acostumbrada, zonas turísticas con un circuito adjunto, hecho para no perderte, y eran un hervidero de extranjeros disfrutando el sol de mediodía en todos sus paseos, ese mismo sol…

Manos a la obra.

“Pues justo te iba a decir que me acompañarás mañana”, dijo mi chico metiéndose en la cama, “Me gustaría que vieras la obra nueva y practicarlas, cogieras ideas… “¡Si si!”, dije emocionada. “¿Estarás bien?”, preguntó colocando la mano sobre mi vientre, sabiendo que el calorcito y la pequeña presión que ejerce me ayudan a coger…

Estos días.

Abrazada a las rodillas, mirando el mundo en horizontal, sentada en el baño, intenté hacer cuentas de cuántas veces llevaba y cuántas quedaban de sufrimiento añadido, mientras me sentía como si una batidora me licuara por dentro. Empezaron las nauseas de nuevo y los latido, cada vez más punzantes en la sien izquierda, aumentando por…

Relajante yoga.

Las largas respiraciones pausadas, acompañadas de la relajante música compuesta de simples aunque evocadores sonidos, me evadieron del mundo, concentrada únicamente en mantener las asanas que Tania iba dictando en un delicado susurro, confundiéndose con mi conciencia mientras, con los ojos cerrados, me transportaba al idílico paisaje que nos transmitía con su voz. La dura…