Pausa.

“¿Ves como al final todo acaba saliendo?”, dijo Brenda por mensaje tras oír la noticia, trayéndome a la memoria la conversación que tuvimos cuando fue ella la que dejó la empresa, “Ven mañana después de yoga y nos cuentas los detalles”, añadió despidiéndose tras poner millones de emoticonos de confeti y aplausos, dejándome con una…

Braguitas lavanda.

Poco a poco los platos fueron cogiendo forma, desde las salsas agridulces más elaboradas, hasta los salteados más sencillos. Me encantaba sentir la piel impregnada de olores, exótica, como salida de un libro de recetas y, aunque no es aconsejable, me volvía loca estar así, en braguitas por la cocina, sintiendo los vapores rozar mi…

Relax.

“Ni adrede habría salido todo tan bien…”, dijo mi chico por teléfono, añadiendo que por la noche lo celebrábamos, dejándome con la miel en los labios para ir a descargar un camión con material. Colgué y seguí caminando, pensando que lo mejor sería, ya que me sobraba tiempo, preparar algo especial, diferente, que le gustara,…

Adiós.

Ahora tranquila, ya sin nervios a flor de piel, aliviada y feliz, puse el primer pie en la calle sonriendo, mejor de como había salido nunca de aquel edificio, a media mañana, sorprendida de lo bien que me habían salido las cosas y sin creerme que lo tuviera todo a pedir de boca. Tantos nervios…

Corre, corre…

Se nos fue el santo al cielo, tranquilamente, de paseo, haciendo tiempo tras salir del hotel, maleta en el maletero. Temimos que el barco nos dejara en tierra y apuramos pisando el acelerador, convirtiendo las ganas de quedarnos de un minuto antes en deseo de irnos raudos. Rizos alborotados, aguantando la respiración, ‘Tranquila que llegamos’,…

Piel con piel.

La luz de la diminuta lamparita de mesa que alumbraba nuestra cena, iluminaba su anguloso rostro y nos envolvía en un aura de romanticismo imposible de evitar, magnificado por la música en vivo de un piano, normalmente un poco cursi para mi gusto, pero estando allí, de vacaciones, con él, poco importaba. “Estás muy guapa…