Todavía tenemos a Valeria…

“No te enfades Brenda”, dijo Tania calmando la piel enrojecida de Brenda, que caminaba de un lado a otro de la cocina, ya impecable, buscando quehaceres que ocuparan sus manos. “Ya el otro día, cuando nos visitaron por sorpresa, las noté enamoradas…”, añadí. “Si lo entiendo, pero las veo distantes”, se explicó, “No se si…

Noche tensa.

La noche estaba tranquila y después de unos días nublados, el día soleado había dado paso a una noche clara con estrellas visibles y una luna espectacular. El sereno cubría ya los coches aparcados cuando paré delante de casa de Brenda y me dio un escalofrío al bajarme y caminar hasta la puerta. El timbre…

Viernes por la mañana.

El viernes por la mañana llegó en un plis plás, sin que me diera cuenta de la semana que había pasado, de las agujetas que de nuevo había padecido ni de las horas que había invertido en pensar en la cena de chicas. Mientras hacía mis cosas en el trabajo, mi mente iba por otro…

Llamada sugerente.

Hace mucho tiempo que no quedamos para una noche de chicas…, dijo provocando que me sonrojara al escuchar esas palabras susurrándome al oído. Sentada en mi puesto de trabajo, su llamada me había alegrado el día, haciendo que sonriera en mi silla mientras mis pies hacían que me balanceara excitada. Tania se quedó con las…

Valeria, agente inmobiliaria.

“¡Guapísima!”, dije al contestar la llamada que sonaba incesante tan temprano. “Hola, ¿cómo estás?”, respondió la dulce voz de Sandra. Hacía tiempo que no sabía de ella, de cómo le iba o sus planes, pero la tenía siempre muy presente. Nos perdimos hablando sin parar, escuchando con atención las últimas noticias que desvelaba la otra,…

Acabantes de llegar.

“¿Vas a tardar mucho?”, preguntó mi chico asomándose al baño mientras yo estaba en la ducha. “No, no, ya voy”, me apuré con la esponja, cubriéndome de la suave espuma, consciente de que él ya estaba camino de la cocina a preparar un té o un café. Acabantes de llegar, con el cuerpo molido de…