Y se enfrió la pizza…

“Para…”, suplicó Tania entre jadeos mientras los demás la observábamos entre bocado y bocado de pizza. Brenda la torturaba con el mando a distancia sentada justo enfrente, sonriendo maliciosamente. Su piel blanca y delicada se sonrojaba por el placer sufrido y sus labios hinchados eran el centro de las miradas. Desde que se había puesto…

Sorpresa.

“¡Hola chicos!”, dijo Tania emocionada al abrirnos la puerta. “Al final no tuve problemas para deshacerme de Brenda, la llamaron a primera hora para que fuera a una reunión, no se imaginan el mosqueo que tiene…”, dijo sonriendo con el plan perfectamente trazado. “¿En qué te ayudamos?”, dijo Marta pizpireta como siempre. “Pues, la verdad…

Regalito.

Las tiendas se me iban quedando pequeñas y aunque todo me gustaba, nada me llamaba del todo la atención como regalo para Ella. Su personalidad fuerte merecía algo especial, diferente, que llamara su atención y que gritara a los cuatro vientos que se lo había regalado yo. Brenda es una mujer especial, segura de sí…

Rodeada de Piscis.

El yoga me había dejado fundida, agotada, sin fuerzas para nada más y el camino a casa se me hizo cuesta arriba, como todo Santa Cruz. La tirantez de las piernas me impedía ir muy rápido y la ligera esterilla a mi espalda parecía pesar toneladas, pero estaba contenta por haber ido y merendado con…

Requesón y Sacher.

Se llevó el pequeño tenedor a los labios y el trozo de tarta desapareció entre ellos con la elegancia y la calma que la caracterizaba. Arqueó las cejas degustando la dulce mezcla de requesón y arándanos, muy ella, delicada, natural, suave y afrutada. La miré mirarme y sonreí para bajar la vista a mi plato,…

Desde la ventana.

La calle amanecía concurrida a sorbos de café y, desde la ventana de la sala me preguntaba los quehaceres y las vidas de todo el que pasaba. ¿A qué se dedicarían? ¿Serían felices? Las demás ventanas de los edificios cobraban vida con lentitud, adivinando reflejos de luces y carreras por tardanza y, en nuestro edificio…