Café en casa de Brenda.

Es emocionante la cantidad de cosas que se hablan y se debaten alrededor de unos cafés. El aroma tostado, los diferentes tipos que se pueden crear y las preferencias personales de cada uno nos definen y aportan personalidad al momento, convirtiéndolo casi en un sensual ritual para el disfrute de los sentidos. Brenda hace un…

Camino de casa de Brenda.

La tarde con Tania había sido fantástica, excitante y erótica como nunca, estimulante y llena de emoción como siempre. Viéndola disfrutar del paisaje en el coche, habladora y sonriente, sabía que no se arrepentía de la experiencia y que repetiría en más de una ocasión. El beso que le dió a mi chico al salir,…

Hora de compartir.

Es de buena anfitriona compartir y, como me encanta recibir gente en casa, hacer que se sientan bienvenidos y disfrutar del ratito juntos, hice todo lo que estuvo en mi mano para lograrlo. Desnudas como estábamos sobre la alfombra, besándonos con el cuerpo resentido del reciente orgasmo y acariciándonos con dulzura, nos percatamos de cómo…

19 minutos de rigor.

Hace tiempo leí que los chicos necesitan 19 minutos para reponerse de un orgasmo, para estar otra vez dispuestos tras la eyaculación y, como siempre me he considerado muy cuidadosa para con mi chico, ya que por su bien, y el mío, debe tomarse ese pequeño descanso, se lo di entreteniéndome por otro lado. Tania…

Después del yoga.

La tarde estaba espectacular, no había demasiado calor y el sol brillaba sin que ninguna nube se lo impidiera. Tania y yo salimos juntas de la clase como habíamos quedado, en dirección a mi casa. Su sonrisa pícara me encantaba y me hacía preguntarme cómo se sentía. Durante toda la clase me había estado mirando…

Cosas por las que no pasamos.

De vuelta a casa, caminando con paso acelerado todavía excitada por las fotos de Tania, no veía la hora de llegar, quitarme las braguitas y dedicarme un ratito a mí misma, trabajando mis dedos a conciencia como tanto me gusta, rodeando el clítoris y presionando con fuerza sobre él, frotándolo con los dedos empapados de…