Lo que nadie quiere oír.

La noche con mi chico y Marta había sido espectacular, primero toda esa pasión y después todo el romanticismo que la siguió. Insistimos para que no se fuera y, aunque un poco apretados, dormimos juntos los tres, yo en medio, disfrutando de ellos dos a cada lado. Mi chico cayó rendido, abrazado a mi espalda…

Turno de mi chico.

Marta sonrió cuando al girarse vio a mi chico tras ella, mirándola con atención, recorriendo su cuerpo con la mirada, inspeccionando cada detalle, y contuvo la respiración cuando él dio un paso al frente, inclinándose para ayudarla a incorporarse, rodeando su cintura con firmeza y dejando caer su toalla al suelo, descubriendo su pene erecto….

En el dormitorio.

Besándonos con fuerza llegamos a duras penas al dormitorio. Por mi barbilla resbalaba el elixir del placer que justo antes había succionado con pasión, solo unos metros atrás, y ahora, junto a mi lengua, se lo daba a probar a su dueña, que excitada pedía más. La cama nos recibió cómoda y acogedora y, una…

Entre toallas.

Todavía mojadas salimos del baño medio envueltas en toallas que no abarcaban a cubrirlo todo. Marta, se afanaba en taparse los pechos, dejando su chochito al descubierto, y yo, con menos vergüenza, intentaba secarme un poco el pelo. Mi chico, que había hecho guardia en el pasillo y había oído nuestros gemidos dentro de la…

Venganza.

Esa noche tan mágica, llena de deseos, buenas vibraciones, emoción de cara al verano, arena en sitios insospechados y ropa y pelo oliendo a chamusquina… No hay nada que odie más que el pelo me coja olores desagradables. Cansados, no demasiado tarde, nos recogimos hartos de ver gente que, con unas cuantas copas de más,…

Noche de San Juan.

Brenda llegó ayer día 23 después de más de una semana de viaje y, para celebrarlo, decidimos salir los cinco a ver las hogueras de San Juan. Yo había estado unos cuantos días recluida en casa por las molestias de “esos días del mes” y tenía muchas ganas de verlas a todas y pasar una…